martes, 29 de abril de 2008

GREENPEACE y EL PRIMO DE RAJOY


Cuando parece que el cambio climático y el calentamiento global de la Tierra, son hechos constatados científicamente y donde Asociaciones como Greenpeace, nos recuerdan casi a diario el deterioro ambiental y las posibles consecuencias de estos fenómenos y cuando además nos animan a poner soluciones como las que proponen en el recién publicado “Atlas Medioambiental” del diario francés “Le Monde Diplomatique”.

Y ahora que casi todos los ciudadanos tenemos claro que estamos ante un problema muy serio y que el cambio climático está fuertemente condicionado por la actuación del hombre (contaminación, emisión de CO2, deforestación….). Va y aparecen científicos de la cuerda del primo de Rajoy, para venir a decir que el calentamiento por el efecto invernadero de la Tierra, no es tal, puesto que si es cierto que el Polo Norte está perdiendo su masa glacial, en el Polo Sur disminuyen las temperaturas pese al aumento de CO2 (ver suplemento del lunes 28 de abril del Heraldo de Aragón).
Otras hipótesis que compiten con el efecto invernadero son el acoplamiento de las oscilaciones decadales de temperatura del Atlántico Norte y del Pacífico y el efecto de la actividad magnética solar sobre los mecanismos de formación de nubes. Esta última hipótesis habla de un aumento de actividad magnética del Sol durante los últimos 200 años y que para el 2.015 se espera un desplome y la llegada de un frío continuado (como una pequeña edad de hielo), es decir, variaciones climáticas naturales.

Está muy bien que exista una discusión científica seria, pero entonces ¿con que hay que quedarse?
Dejo una pregunta para quien quiera mojarse: ¿Estamos ante un cambio climático o ante un ciclo natural de la Tierra?

5 comentarios:

Dani dijo...

Hombre, yo tiendo a creer más al amplísimo porcentaje de científicos que explican con un origen antropogénico. Es verdad que cambios como estos los ha sufrido la Tierra en su larga historia, pero no tan rápidos como los actuales.

En alguna conversación que he tenido al respecto surgía el nombre de Galileo Galilei, que mientras unos decían que todo giraba alrededor de la Tierra, el descubrió que todo giraba alrededor del sol; como comparación con la situación actual en tanto en cuanto la teoría de muchos no tiene porque ser más cierta que la de uno. Yo entonces respondía que Galileo era el único científico de la época, y que los que defendían lo contrario lo hacían por razones religiosas. Hay cierto paralelismo: creo que los que contradicen la teoría del calentamiento global lo hacen por intereses económicos cercanos a compañías energéticas, petroleras,...

En fin, que esten equivocados o no, sólo el tiempo lo dirá. Pero, si ese error sirve para que, de una vez por todas, tomemos un poco de conciencia de que estamos de paso en este planeta y que no podemos exprimirlo al máximo, habrá sido suficiente.

Además, otra cuestión ¿que pasaría si están equivocados y se prescinde de los combustibles fósiles en beneficio de las energías renovables?. Nada, ¿no?.

Y, ¿que pasaría si hacemos caso a los que niegan el cambio climático y resultan estar equivocados?. A lo mejor no habría marcha atrás.

Aunque sólo sea por esa duda...

(Perdón por el sermón)

"O zagal de Molinero l'arco" dijo...

Ixe ye un primo segundo o terzero... que d'aqui unos diyas ens esplicara a teoria de "A tierra ye plana,estudios zientificos que l'abalan"

Pepe Nosela dijo...

Tas quedao ancho Zagal, jajaja

Don Biciclote dijo...

Estoy con Dani. Me indigna la "supuesta" neutralidad de poner a menudo unas declaraciones escépticas ante la hipótesis antropogénica para "matizar" la "corriente mayoritaria", como si el hecho de que más del 99% de los científicos lo tengan suficientemente claro fuese una especie de moda caprichosa.

Eanáir dijo...

Hola:
Sé que hace mucho de esta entrada pero la he encontrado por casualidad. Yo me mojo y respondo, si te parece.

Las corrientes marinas del atlántico forman una especie de cinta transportadora de calor. El agua se calienta en el ecuador, viaja hasta los polos donde se enfría. El agua fría es más densa y "cae" a la zona más profunda, a modo de catarata. De la zona más profunda se mueve hacia el ecuador, donde vuelve a calentarse.

La cuestión es que si, a consecuencia del aumento de la temperatura de la tierra por le efecto invernadero, parte del agua de los polos se derrite. Entonces, al llegar el agua a los polos disminuiría su concentración en sales, porque se le añadiría más agua dulce del deshielo. El agua es más densa a mayor contenido en sales. Si este aumento de agua dulce afecta a la densidad de modo que equilibrie los cambios de densidad por temperatura, los cinturones de los que hablo se pararían.

¿Y entonces? Dejaría de llegar calor a los polos, por lo que se congelarían.

Al aumentar la cantidad de hielo, también aumentaría la cantidad de luz solar reflejada por la tierra (albedo) y con ella, el calor. Si llega menos calor del sol, descendería la temperatura, lo cual haría que se formara más hielo, lo cual haría que se reflejara más luz... y así llegaríamos a un ciclo del que no se puede salir.

Por eso lo del cambio climático es tan controvertido. Porque nadie se cree que se vaya a producir una edad de hielo derivada del efecto invernadero.