domingo, 20 de abril de 2008

23 de abril, Día del Libro



El próximo miércoles 23 de abril se celebra el día de San Jorge, patrón del reino de Aragón, donde se ha instaurado la costumbre catalana de regalar un libro y una rosa. Es, sin duda, una estupenda tradición.

¿Por qué este artículo en una página dedicada a la naturaleza?. Sencillamente por que gracias a los árboles podemos tener libros.


De los árboles sólo podemos obtener libros en blanco, es necesaria la mente y creatividad del autor para podernos sumergir en la magia de los libros y en su poder.

En una actualidad plagada de tecnología audiovisual, cada vez se hace más difícil crear nuevos lectores y esto, desde mi punto de vista, es un gran problema para la evolución del individuo, donde dejan de desarrollarse aspectos básicos como la imaginación, la concentración, la cultura y la capacidad crítica.
Resulta muy duro comprobar en el día a día, la dificultad de chicos de secundaria o de bachiller para poder comprender un párrafo superior a cinco o seis líneas y ya no sólo por leerlas, ahora también les empieza a costar bastante entender lo que se les dice de forma oral en una exposición no demasiado extensa.
Tenemos una buena batalla que ganar para con nuestros hijos, sólo pensar en que dedicaran a la lectura la tercera o cuarta parte del tiempo que dedican a ver la televisión, o los videojuegos, la partida ya estaría ganada. Ganada al descubrimiento, la magia, la sabiduría y al entendimiento.
No dejemos yermas de lectura las mentes infantiles y adolescentes, encontremos tiempo para sembrar con el ejemplo y la disciplina sólo de esta forma crearemos un futuro mejor.
¡No basta con regalar un libro el día 23, es necesario leerlo!. Esta aseveración que parece tan absurda y tan lógica, no es mas que una apreciación de la realidad. Desgraciadamente el Día del Libro se convierte en un rito que alimenta ríos de estanterías cubiertas de blanca ignorancia y de un fino polvo que va obstruyendo nuestros sentidos. Como un 2 de mayo de hace 200 años, es necesario iniciar otra revolución, pero esta vez para luchar por la creatividad, para conquistar “El reino de fantasía” como reza en el libro de Michael Ende: "La historia interminable" y no dejarnos invadir por “La Nada”.

Yo pienso seguir plantando árboles.

3 comentarios:

dark_froid dijo...

En parte tienes razón, el nivel de la gente de secundaria y bachiller cada vez, a mi entender, ha descendido un poco. No obstante el por qué no se dedica tiempo a la lectura y sí a ver la televisión ¿no podría ser por un fallo en la motivación para que se dedique tiempo a la lectura? Quizá leer los mismos libros año tras año en la escuela pueda influir también, o predicar con el ejemplo,¿ cuantos hijos ven leer a sus padres?

Dani dijo...

Como ministro de sostenibilidad que soy, te recuerdo que antes del día 23, día de Aragón (a parte de día del libro), el día 22, o sea, mañana, es del Día de la Tierra.

Visita Earth Day Network y podéis ver la multitud de actos que se celebrarán en todo el planeta: http://ww2.earthday.net/

Eva dijo...

Que bonita reflexión.

Tengo la suerte de tener grandes lectores en casa. Sobretodo mi hija mayor, que cursa este año 1º de ESO y que su afición preferida es la lectura. Bueno ahora está también lanzandose a la escritura y aunque quede mal decirlo por ser su madre, lo hace realmente bien.

No dejemos de leer, ni de plantar árboles.