jueves, 11 de septiembre de 2008

La primavera hay que irla preparando


El verano está terminando y el otoño acabará ralentizando o paralizando en su caso el crecimiento de nuestras plantas. Este periodo en el que nos encontramos es fundamental para preparar el renacer de nuestros árboles y arbustos de hoja caduca para la próxima primavera, puesto que en estas fechas nuestras plantas están terminando de desarrollar sus frutos, si es que aún no lo han hecho y empiezan a tomar un gran número de reservas del suelo con el objetivo de preparar la formación de sus yemas axilares y que se encuentran en la inserción de hoja con el tallo.
Este periodo es fundamental para realizar un buen abonado (utilizar abonos tipo N-P-K, con algún otro elemento como magnesio o azufre), de esta forma incrementaremos las reservas del árbol con lo que se favorecerá el posterior desarrollo vegetativo y como es sabido una planta vigorosa es una planta hermosa y con una mayor capacidad para resistir posibles ataques de plagas.

Esta sugerencia de abonado, no se debe tener en cuenta para los céspedes para los cuales será bueno un buen abonado potásico, ¡ATENCIÓN!: evitad las aportaciones de nitrógeno, pues su presencia puede provocar el desarrollo de hongos parásitos en nuestras praderas.
Hay igualmente que reducir la aportación de agua, puesto que las necesidades de riego han disminuido (sólo será necesario regar cada dos o tres días y con una menor duración).
No hay que olvidarse que aun podemos disfrutar de las flores de las adelfas, hibiscos, rosales, campsis, y de los frutos de muchas otras plantas de colorido y formas singular.

3 comentarios:

Planeta Salvaje dijo...

Estás agregado a mi blogroll, cada vez que crees un post, saldrás en primer lugar de la lista hasta que otro blog de mi lista cree otro. Interesante gadget que nos ofrece blogger. Espero que recibas unas cuantas visitas¡¡¡ A seguir así... saludos...

"O zagal de Molinero l'arco" dijo...

Saludos

Pepe Nosela dijo...

Gracias Zagal por tus ánimos, que falta me hacen para arrancar despues de unas estupendas vacaciones.