lunes, 30 de junio de 2008

Bus-botellón para llegar a Colón.

La Selección Española de Fútbol consiguió ganar la Final de la Eurocopa. No hubo ninguna sorpresa, todos los jugadores realizaron su trabajo y el resultado no podía ser otro - Ganadores depués de 44 años - .

Mi más enhorabuena a la Selección Española de Fútbol por haber ganado los seis partidos y habernos hecho vibrar incluso a los que no nos gusta el fútbol.

Lo que ha sido impresentable fue el comportamiento de los jugadores en un autobús descapotable, con varias cámaras en su interior para ir retramistiendo en primera línea los sentimientos de los jugadores en su llegada a su pais. Las cámaras recogieron la emoción, la alegría, el entusiasmo, el compañerismo, la capacidad de sufriemiento, el trabajo en equipo, el éxito, el baile........ y al final la medio borrachera (o borrachera entera) al llegar a la plaza de Colón,....volaban los cubatas, las cervezas, y cuantos destilados hicieran falta. ¡ VERGONZOSO EL COMPORTAMIENTO DE LOS DEPORTISTAS!

Anda que no tendrán toda la intimidad que deseen para organizar sus fiestas y beber cuando quieran.
¿Cuantos partidos de fútbol se han organizado en contra de las drogas? ¿Cuánto dinero se ha recaudado para planes de desintoxicación?.

Deportistas con la proyección internacional, profesional y mediática deberían pensar en que hay que guardar las formas, que no hace falta beber alcohol para bailar o cantar. Espero que como en los buenos entrenamientos, hayan visto el video de su entrada a Madrid y a alguno (aunque sólo sea uno), se le caiga la cara de verguenza.

3 comentarios:

"O zagal de Molinero l'arco" dijo...

A cerbeza no teneba alcohol y os cubatas yeran de zumo d'uba do Somontano con una pizqueta de miel ...

Pepe Nosela dijo...

Eso debia ser...

Enrique dijo...

Traté de prevenir a mi hijo mayor, futbolero, para inculcarle algo de criterio, y que no diese por bueno todo lo asociado a este "momento histérico". Se me ocurrió decirle: ya verás como mañana habrá que lamentar las consecuencias de algún exceso... No tuve que buscar mucho para confirmarlo: un hombre de 40 años quedó muerto en el suelo, borracho, solo, y fue encontrado por los basureros al día siguiente. ¡Qué alegría! Podemos celebrar las cosas sin perder la razón. ¿Podemos?