jueves, 21 de febrero de 2008

Los erizos se despiertan

Hoy hemos tenido un visitante inesperado en el trabajo. Nuestro inseparable amigo Jose Antonio ha traído un ERIZO (erinaceus europeaus), y en este caso un buen ejemplar. Lo encontró por la zona de Delicias, cuando observó que había unos chicos dándole patadas al pobre animal, lo rescató de sus manos (y de sus pies) y de camino al Centro de Recuperación de animales de la “Alfranca”, pudimos observarlo.
Foto de una cría de erizo
Estos animales pasan la época fría del año en estado de hibernación, en cualquier escondite que les garantice calor y tranquilidad. Ellos se enroscan formando una perfecta bola y pasan el invierno bajo mínimos (a unas 20 pulsaciones por minuto, cuando lo normal son 180 y su temperatura corporal desciende a los 5 ºC) .En las fechas en las
que estamos y en los días que hace bueno, salen de sus madrigueras en estado torpe y pesado. Este es el mejor momento para verlo y fotografiarlo.

Este animal es un buen amigo de nuestros jardines. Al tener una dieta basada en insectos, arañas, ratones, frutos….realiza un buen control sobre determinadas plagas. Y si alguien tiene por allí un almacén en el que observa la presencia de ratones, que deje un buen espacio para dejar pasar a su interior al erizo, que ya dará buena cuenta de ellos.

Todos conocemos este animal, fundamentalmente porque por los arcenes de nuestras carreteras se van viendo con excesiva frecuencia a estos magníficos mamíferos. Sus hábitos nocturnos y la peculiar forma de defenderse (paralizarse y formar un bola perfecta de pinchos) es la que los hace mas vulnerables a ser atropellados.

Es preciso saber que esta especie está protegida en Aragón

3 comentarios:

Fox dijo...

Sorry. Look please here

Duran dijo...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.

samimi dijo...

Es una monada. Desgraciadamente vi hace un poco un erizo muerto al lado de mi universidad en Würzburg, bastante grandote. Espero que no muriera a patadas como el caso que cuentas, qué gentuza.