lunes, 9 de junio de 2014

La oruga de la col y sus depredadores

He tenido la oportunidad de encontrarme esta semana con una auténtica plaga de orugas de la col (Pieris brassicae). Este año al lado de casa han plantado colza, un cultivo oleaginoso, que es de la misma familia que la col, la coliflor u otra crucífera  y por tanto  muy apreciado por estas orugas.


Bonito ejemplar de Pieris brassicae

La colza ha vestido de amarillo los campos durante esta primavera. Se cultiva para recolectar su semilla que contiene un elevado porcentaje de aceites y proteínas. Es una buena alternativa al cultivo intensivo de cereal en los secanos del somontano y del pirineo.

 Las orugas de primera generación, ya bien alimentadas y de buen tamaño (unos 4 cm de longitud), se desplazan del cultivo que han estado devorando, a lugares donde poder pupar y convertirse en mariposas. La gran sorpresa ha sido encontrar a mas del 80% de estos individuos afectados por un parásito muy especial: una pequeña avispa que cuando los gusanos eran pequeñitos, inocularon en su interior un buen número de huevos que se fueron desarrollando junto con la oruga de la col (pueden llegar hasta 150 huevos en una misma oruga).
Oruga de la col invadida de larvas de avispa

Pupa de mariposa de la col que se ha librado del parasitoide.

Al final la avispa siempre gana, termina devorando el interior de la oruga y saliendo las larvas de dentro  y convirtiéndose en pequeñas pupas recubiertas de una seda amarilla que deja como emblema a su víctima sobre ellos. Pupas que darán lugar a nuevas avispillas (Apanteles glomeratus). Estas avispas también atacan a otros tipos de mariposas.

Cadáver de oruga con las avispas en metamorfosis, bajo la seda amarilla

Los adultos de Apanteles se utilizan para el control biológico de plagas, evitando la utilización de insecticidas nocivos para el medio ambiente y para la salud.

Foto gentileza de http://www.monarch.org.nz Eclosión de avispas

Los gorriones que están anidando bajo el tejado, también están dando un buen repaso a las orugas de la col. ¡Todo un mundo!


2 comentarios:

Javier Campos dijo...

Muy bueno, el mundo de lo pequeño!
(Qué bien lo veo ;)

Adara Díaz Rojas dijo...

El otro día mis hijos recogieron 5 de estas orugas en el huerto del abuelo y llevan dos días ya en un tupper con agujeros. Hoy una de ellas ha amanecido llena de estas larvas de avispa. La hemos retirado del resto a otro bote para poder observarla. La naturaleza es maravillosa y que los niños puedan comprobar las metamorfosis de lruga a mariposa y de larva a avispa es magnífico. A pesar de no ser muy dada a meter bicho en botes.Gracias por su artículo.