jueves, 11 de octubre de 2012

Tiempo de setas


 El otoño es normalmente un momento en el que ir a recoger setas por el monte. Cada vez son mas las personas que han tomado esto como un auténtico pasatiempo y se han convertido en unos buenos reconocedores de setas (las comestibles y no comestibles, las venenosas, las mas adecuadas para el guiso, cuales mejor para la plancha). Las Asociaciones de Micología de España han conseguido que se conozcan mejor las setas, se aprenda a respetarlas y a cuidar a su gran protector: el bosque.
La recogida de setas puede ser un negocio bastante rentable y esto ha hecho que se adopten mayores sistemas de control.

Yo sólo suelo coger un par o tres de tipos de setas (las de toda la vida), pero aunque no logre encontrar casi ninguna, me lo paso muy bien dando un buen paseo por la naturaleza y descubriendo detalles espectaculares.

Rebollón o Robellón

Las pocas lluvias de este año no han favorecido su desarrollo, el monte ha estado al punto del colapso. Las últimas lluvias pueden hacer que en determinadas zonas aparezca una buena cantidad de ellas.

La preciada seta o carpóforo no es mas que la fructificación del hongo y es el órgano que contienen en su interior millones de esporas dispuestas a ser propagadas. Los hongos son organismos sin clorofila, formados por filamentos (hifas) generalmente ramificados, que a veces se agrupan y formando lo que parecen raíces y alcanzar una gran longitud. Los hongos de nuestros bosques son los principales descomponedores de la materia orgánica del suelo.
Amanita
Hongos xilófagos

 Si vais por setas es posible que tengáis que pagar una licencia en el ayuntamiento de turno (te puede caer una buena sanción y además quedarte sin setas). Acordaros de recogerlas en un cesto de mimbre, de forma que las esporas que puedan caer de las setas ya recolectadas y  puedan colonizar nuevos territorios. Utilizar una navaja para cortarlas por la base y no recolectar las setas que no te vayas a comer por estar agusanadas o pasadas, así el año que viene volverá a haber setas si las lluvias lo permiten.
Sobre todo ir a disfrutar de la naturaleza y no recojas aquellas setas que no conozcas (hazles una foto –coge una de muestra si quieres- y luego diviertes clasificándola con una buena guía. ¡Suerte!