lunes, 24 de octubre de 2011

Karité. El árbol de mantequilla


El karité (Vitellaria paradoxa) , familia de sapotaceas, es un árbol de hasta 15 metros de altura de las sabanas arbóreas del oeste de África. El nombre de karité significa árbol de mantequilla. Este árbol puede vivir hasta tres siglos y el diámetro del tronco puede medir hasta un metro.

Árbol centenario de Karite. 
Tradicionalmente en África del Oeste, sus frutos se llaman nueces, estos frutos son drupas carnosas con una almendra de cáscara fina. Se obtiene, tras ebullición y triturado de estas almendras, una grasa vegetal llamada manteca de karité.

El karité crece en estado salvaje en África, especialmente en Burkina Faso, Costa de Marfil, Malí y Sudán, donde se encuentran los árboles de mejor calidad, gracias a la constitución de su subsuelo. Da sus primeros frutos tras 15 años. Aunque, se considera que alcanza su edad adulta hacia los treinta años, en este momento se puede obtener hasta 20 kg de frutos, es decir 5 kg de almendras secas, de las cuales se obtendrá aproximadamente 1 kg de manteca de karité. Entre los cincuenta y los cien años de edad se obtiene la mayor cantidad de frutos, lo cual dificulta su cultivo.

Mi amigo Bruno me trajo de Togo un bote de mantequilla de Karité y me explicaba que lo utilizaban mucho para protegerse del sol y para la cicatrización de las heridas, así como para quemaduras y quitar las arrugas.




Frutos de Karite ya recolectados.

Me contaba este amigo que en Togo se distinguen tres grandes zonas, la zona sur (la región maritima), donde hay muy pocos árboles (quitando los cocoteros) y donde vive la mayoría de togoleses, la zona central, con una mayor abundancia de bosque, pero que estos son quemados indiscriminadamente cuando algún cazador de la zona está buscando algún tipo de animal y la zona norte, la más montañosa es donde existe una mayor cultura de los bosques, donde mejor los conservan y donde es menor la presión humana, allí cultivan el Karite y que posiblemente sea considerado un árbol sagrado como lo es en Burkina Faso (su país vecino del Norte).

 La pena es que no saquen mayor rendimiento a un producto que tiene tantos beneficios y donde creo que hay demasiados intermediarios, en un proceso que da trabajo a miles de mujeres y donde puedo imaginarme el sueldo que les darán (principalmente por ser mujeres).